Rinoplastia

La rinoplastia es la operación que modifica la forma o el tamaño de la nariz y también mejora la función respiratoria cuando se ve dificultada por problemas en las válvulas nasales o con el tabique nasal (septoplastia). Por lo tanto además de una finalidad estética también es fundamental el aspecto funcional o respiratorio de la rinoplastia.

Hay dos formas de operar la nariz una es la llamada rinoplastia cerrada cuando las incisiones se ocultan dentro de los orificios nasales y otra es la rinoplastia abierta en la que se practica una pequeña incisión externa en la base de la columela nasal. Cada una tiene sus indicaciones y es la que debe realizarse en cada caso particular.

Bien sea con una rinoplastia cerrada o en una abierta, para modificar el aspecto externo de la nariz tendremos que modelar el hueso y los cartílagos de la nariz (alares, triangulares y accesorios) con lo que cambiaremos la forma de la punta nasal, el dorso, la proyección, la altura y las proporciones entre las distintas partes de la nariz.

Tanto la rinoplastia abierta como la cerrada se practican en quirófano bajo anestesia local + sedación. El taponamiento nasal será retirado a las 24 horas. Tendrá una férula sobre la nariz que se retirará a la semana de la intervención quirúrgica.

Relacionados